Retiros

Creo que cuando pensamos en retiros, entablamos una relación directa con los retiros de yoga. Como si no existiera ninguno más. Pero lo cierto es que hay muchos, infinitos, tantos, creo, como actividades existen en el mundo… Te puedes “retirar” a lo que sea. A fin de cuentas, es alejarte de tu rutina, de tu día a día y centrarte en esa actividad concreta que es el motor de ese retiro. Quizá a otras actividades, se les pone otro sustantivo delante-detrás, en el lugar de “retiro”, como los surf camp, donde a fin de cuentas… te escapas, de retiro, a surfear. Eso son los retiros.

En mi caso, los retiros que hice fueron de yoga pero justo hace unos días, viví la experiencia (también profesional) de estar en uno de emprendedores y creatividad.

retiros cal viso

En ambos, te centras en ti, en descubrirte, en ver más adentro, ahondar y dejarte sentir, fluir y observar. Ceñirte a eso que estás haciendo en el lugar y dar lo mejor de ti para hacerlo, vivirlo, exprimirlo… Aunque no hagas yoga, aunque no medites, aunque no te sientes en el pasto a pensar… Estás buscando, ahondando y descubriendo. Son experiencias reveladoras, al menos, yo las viví de este modo.

En esta última “escapada”, quería decidir algo en mi vida (nuevamente) y días atrás, en mi bucle personal (que me viene a épocas, sea el bucle que sea), me dije: “Anna, espera. Ya lo verás al regresar”. Y sí, así fue. Lo vi estando en él y tome la decisión, que aunque ya estaba tomada de antes, no me atrevía a ejecutar. Puse fecha, concreticé eso que quería hacer y trabajé en ello.

En el anterior también. Me marché a Menorca queriendo limpiar respecto a un asunto. Viajé pensándolo, quizá inicialmente no con la conciencia 100% enfocada en eso pero… queriendo soltar y dejar algo de mi y de mi pasado en Menorca, regresar a Barcelona sin eso. Lo trabajé. Me desconecté el fin de semana totalmente y volví dejando eso atrás. Una preciosa experiencia en Lloc de ioga junto a Helena, su energía, su fuerza, cariño… y también gracias al bonito grupo que se creó.

Y la gente me pregunta, “¿Por qué haces un retiro?”. Y yo podría decirles: “¿Y por qué no? ¿Por qué no lo hiciste tu nunca ni te lo planteaste?”. Lo cierto es que es una manera de quererme, darme espacio, respetarme, conocerme más y cuidarme, mejorando, siempre. Sobre el yoga, ya os dije cientos de veces, que en mi caso, me cambió la vida y vivir un fin de semana (o los días que sean) más centrada en algo que te beneficia tanto… No veo porque debería plantearme si hacerlo o no. El yoga me dio otra perspectiva de mi misma. Me dejó ver un mejor yo, conocer mis males, debilidades y buscar cómo mejorarlas. En cada práctica te dedicas un tiempo y un momento para ti, de introspección, tanto por el trabajo que haces a solas como el que haces acompañada con las personas que te rodean ya que, la energía del grupo, importa, afecta, ayuda. En el de finales de octubre, Elvira es la vida real, tomando distancia de tu vida, de tu rutina y estrés, de tus prisas y tus obligaciones, puedes ver 100% qué quieres hacer, si seguir en esa rueda y espiral o pisar fuerte y apostar por tu idea, por tu proyecto y ponerte a ello, trabajarlo e ir a por todas. No asistí al retiro para trabajar en mi proyecto personal (del que os hablaré, lo tengo muy pendiente) aunque sin duda estaba ya en efervescencia, muy candente desde hace algunos meses y sin duda, surgió, en prácticamente cada instante, cada segundo… Y se me removió todo, lo que ya venía pensando, cosas que no tuve en cuenta… Todo en definitiva. Os animo a entrar en la web de Elvira para entender más sobre el proyecto pero sin duda se trata de algo bonito, de ahí que fuera un placer asistir, colaborar y trabajar en él gestionando el contenido de redes sociales durante aquellos días.  “Sácate una idea de la cabeza y hazla real”, reza el proyecto. De eso se trata. De no tener simplemente una idea sino de llevarla a cabo, ir a por ella, hacer realidad tus sueños y proyectos sabiendo cómo hacerlo, sin dar palos de ciego. Ahí estamos muchos y… todos tenemos sin duda grandes y muy buenas ideas. ¡Vayamos a por ellas!

retiros

retiro-emprendedores-justmebymyself

Fotos: Anna Alfaro

Share on Facebook

Beans, el evento de SlowMov y Green Mama Bcn

Aunque acuda regularmente a eventos por cuestiones de trabajo, lo cierto es que no soy la persona más apasionada de estos…  Me gusta mi calma, mi espacio, mi tranquilidad… aunque me encanta la gente y me apasiona descubrir sus nuevos proyectos. Por eso no pude decir que no a este evento y mucho menos estando detrás alguien que ya es amiga para mi. Se trataba del evento conjunto ideado por SlowMov, a quienes conocí y entrevisté para Plateselector y a Green Mama Bcn, a quien también conocí inicialmente a través del reportaje que le hice en su casa.
A los que me leéis habitualmente y seguís en Instagram, ya conocéis mi manera de alimentarme (y de vivir, casi, jaja) por lo que este tipo de iniciativas, encajan muy bien conmigo, aunque no soy para nada especialista en café pero eso sí, ¡disfruto mucho del buen café con leche! Y como veis, este evento, iba de (buen) café.

El evento BEANS pretende iniciar una pequeña revolución cotidiana basada en la calidad, la conciencia de lo que tomamos, el compromiso con el trabajo, defender los valores de aquello en lo que se cree y en este caso, ligado a la preservación del entorno, de lo auténtico.

Conocer la procedencia de lo que ingerimos, de lo que nos rodea, de aquello que forma parte de nuestra vida para elegir lo que queremos que forme parte de ella, no simplemente dejarnos llevar por la inercia, lo impuesto… Ser coherentes con nuestro pensar y estilo de vida. Conocer, conocer es necesario, tener claro el origen de los productos y ser capaces de tomar decisiones en base a ello, siempre de un modo consciente y honesto.

slowmov y green mama bcn beans

Y bueno, si alguien podía hablarnos de ello, era por supuesto Alina, tan alineada con el buen comer, rico, saludable, contando siempre con ingredientes de máxima calidad, origen local y conocido y su resultado final, esas delicias que nos presenta a diario entre su Instagram y blog

beans el evento de slowmov y green mama bcngreenmamabcn-en-beans

En este primer encuentro de BEANS se habló del papel del café en la escena foodie, poniendo de manifiestoalgunas contradicciones, algo que quienes estamos muy vinculados al mundo de la gastronomía, del modo que sea, nos preguntamos constantemente: “¿Cómo es posible que los restaurantes se esfuercen en la selección de los ingredientes, su preparación y presentación, si luego dejan de lado el café, la guinda final de la experiencia?”. Algo de lo que hablamos con Alina, los chicos de Slow Mov y con Katja Klein, la persona invitada para esta inauguración,  antropóloga y tostadora de Right Side Coffee, quien habló de  la complejidad de cada proceso y el abanico de sensaciones que se esconde tras este placer cotidiano.

beans el evento de slowmov y green mama bcn

Imágenes de Naty Creci
Este ha sido el primero pero… ¡vienen más! ¡Estad atentos!


Share on Facebook

Agradecer las cosas…

Hace un tiempo integré una nueva rutina en mi día a día, concretamente en mis mañanas. A veces me pregunto cómo soy capaz de hacer tantas cosas antes de ponerme en marcha y empezar a trabajar. Parece mentira que levantándome algo antes de las 8, sea capaz de dedicarme unos 20 minutos al yoga, tomar el agua con limón y el delicioso desayuno que religiosamente me tomo (sentada y “enfocada”, lo entrecomillo porque últimamente he estado corriendo demasiado, voy en busca y captura de la calma, o como mínimo, algo más de esta). En fin, me desvío. Me gusta empezar el día con mi música de fondo o el telediario (por ponerme algo al día), desayunar, reviso Instagram y las muchas fotos preciosas que se colgaron en las últimas horas… Y, ahora, me centro también en agradecer las cosas.

Se trata de algo que realmente no te lleva más de… ¿dos minutos? Coges una libretita o tus notas del teléfono, yo lo hago así, con el iPhone, y registro aquellas tres cosas de mi día anterior por las que me siento agradecida. Lo leí en algún lugar que era una buena manera de comenzar el día, agradeciendo esas cosas buenas de la vida. Son únicamente tres y creo que todos somos capaces de reconocer y de tener en nuestro día a día, tres cosas por las que podamos dar las gracias. Desde la cosa más simple hasta lo más profundo, grande e “importante” (importante lo menciono así porque grande o pequeño, simple o complejo… todo es importante). Una práctica que en definitiva, nos lleva muy poquito tiempo y nos hace darnos cuenta de todas aquellas cosas buenas de nuestra vida y quizá, dejar de quejarnos tanto y enfocarnos en todas esas cosas buenas.

Algunas de las cosas que anoté en los últimos meses, empecé con esto en mayo, para que os hagáis una idea de todo eso por lo que podemos dar las gracias, que veáis que hasta la minucia más pequeñita…

  • conocer a alguien que admiras, que comparta su mundo conmigo y me transmita todo su entusiasmo
  • tener a mi madre en mi vida
  • un mensaje bonito que me dejaron en Facebook o Instagram, personas que no me conocen en persona y que valoran quien soy
  • que una vecina te diga que estás guapísima
  • el éxito de un vestido en una boda
  • que una profesora, antes de entrar al vestidor, sepa que estoy porque ha olido a mi
  • escaparme a Mallorca con un amigo
  • leer Instrumental
  • hacerme la manicura
  • una clase de Jivamukti
  • reencontrarte con alguien con quien tuviste una historia y ser amigos, poder contar con él en tu vida
  • mirarte al espejo y sentirte bien
  • que me siga en Instagram alguien que me encanta
  • comer un trozo de pastel delicioso
  • irme de viaje con un amigo con quien no viajé nunca y que vaya de fábula
  • el café de hoy
  • ponerme morena
  • tener cientos de pecas en verano
  • bailar en la ducha
  • el jabón de la ducha que me regaló mi madre
  • la música

¿Veis? Hay cientos de cosas, todos tenemos las nuestras, por mal que a veces nos parezca todo y estemos grises… Yo, hay días que anoto muchas más cosas, no me limito únicamente a tres si tengo más que aportar a mi rutina de “agradecer las cosas”. ¿Lo intentáis? ¡Ya me contaréis qué tal os va!

agradecer las cosas

Imágenes: Anna Alfaro

Share on Facebook

Verdugo “Off the grid”

Mensaje de mi amiga Idoia: “Anna, mañana hay una presentación en Gang and The Wool

Ok, recibo el mensaje. ¿Qué querrá decirme…? Pienso.

“¿Me acompañas?”, sigue.

Eso es lo que estaba esperando. Me encanta Gang and The Wool, desde su nacimiento adoro todo el proyecto en si y he tratado en varias ocasiones de acudir a alguno de los talleres florales de Manuela pero nunca pude por unas u otras circunstancias. ¡Al fin llegó mi ocasión!

off-the-grid-justmebymyself off-the-grid-presentacion-verdugo

off-the-grid-verdugo

Y esta ocasión en concreto era un evento de presentación de la nueva colección de Verdugo, “Off the grid“, un tema muy apropiado justamente para la localización escogida ya que la casa de Manuela se encuentra en medio de la montaña, en pleno Vallvidriera, con casas cercanas pero todas con tanto espacio a su alrededor que sientes que ahí sí puedes respirar y sentirte en calma, en paz, en solitud pero en total sintonía con tu alrededor y contigo misma.

“Desarraigarnos del contaminado estilo de vida impuesto por la sociedad, reduciendo las necesidades y dependencias de terceros, alejándonos del consumo energético generado a costa del bienestar del planeta, haciendo que la conexión con la naturaleza, el cultivo de nuestros propios alimentos y el control sobre nuestras propias vidas vuelvan a tener su sentido primario”. Esto es lo que reza la nueva colección de Lourdes, el alma de Verdugo.

Su colección, cuyo nombre significa “fuera de la red“, sigue la filosofía de una forma de vida autosuficiente. De ahí nuestra excursión al bosque, rodearnos de naturaleza y coger nuestras propias flores y ramas para más tarde, orientadas por Manuela, crear nuestros propios ramos de flores. Alejarse de la rutina y la ciudad, desconectar, rodearte de naturaleza y sentirla.

¡Sin duda una jornada maravillosa!

Share on Facebook

En mi mesita de noche… 5 libros que hay que leer

Últimamente han pasado muchos libros por mi mesita de noche y algunos, ahí siguen, a pesar de los meses… No logro terminarlos, los mezclo con otros y ahí los dejo, a la espera de volver a tomarlos y terminar mi historia con ellos.  No es que no me interesen, es que simplemente otros se cruzan en el camino…

.La chica del tren de Paula Hawkins

Seguro que lo habréis leído la gran mayoría. Yo sigo en ello, pobre… Por que me está gustando, aunque parezca mentira pero… voy de culo, duermo poco y cuando me estiro… se me cierran los ojos y no asimilo lo que leo… así que abandono pero está francamente bien. Tengo que ponerme las pilas porque quiero ver la película que ahora ya está en el cine (y por cierto, me encanta Emily Blunt, la actriz de la película).

.Sheila Levine está muerta y vive en Nueva York de Gail Parent

en mi mesita de noche libros

Fantástico. Quizá no me lo leí en mi mejor momento (acababa de separarme y tiene puntos, este libro, algo depresivos pero… depresivo-graciosos). Es totalmente gris, la protagonista, se pasa el libro organizando como va a morir. Ha decidido hacerlo porque sencillamente… no tiene pareja. ¿Absurdo? Sí pero te cagas de la risa con sus historias varias, sus reflexiones, su pensamiento… Sheila es guapa, eso dice su madre (me encanta, todas las madres lo dicen así que… ¿será guapa de verdad? Cumple 30 años y cae en la cuenta que no tiene pareja. Trata de cambiar esa situación, sin éxito por lo que… decide morir suicidándose. Lo más absurdo del mundo. El resto, lo leéis vosotros.

Es un libro fácil, ameno, muy rápido y divertido. La protagonista empieza el libro y se pasa toda la historia, hablando sobre su muerte, que va planeando a lo largo que va avanzando. Muy ácido, muy gracioso. Lástima que no marcara grandes frases del libro porque las tiene, muy brillantes…

La gente viene y bah! de Laura Norton

Me encantó su título, así decidí leerlo. Me sonaba el libro anterior de la escritora, Laura Norton,  “No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas (2014)” que tiene nada más y nada menos que 18 ediciones, pero no lo había leído y en lugar de empezar por el principio (aunque tengo entendido que son libros independientes), me lancé a este, de 2015, aunque me ha gustado tanto su estilo, que creo que en breve, cae su predecesor y más ahora que llega la película al cine dirigida por María Ripoll y con Verónica Echegui, Alex García y David Verdaguer, entre los actores principales.

La historia de Bea, la protagonista, empieza cuando una serie de acontecimientos negativos, se suceden en su vida al mismo a tiempo y se va una temporada a casa de sus padres, a resguardarse en la familia, huyendo de Madrid a Asturias. Lo que se desencadenará allí… tenéis que leerlo vosotros mismos, os encantará.

Mis frases:

Estaba muerta de miedo y me agarraba a todo lo que encontraba, al té verde, al brócoli, a la quimio y a Dios

No sabía que creías en Dios

.Cómo se hace una chica” de Caitlin Moran

libros en mi mesita de noche

Me costó muchísimo engancharme pero era el libro que me había llevado de vacaciones y no tenía otro por lo que, un poco forzada por las circunstancias y por mi misma, insistí y terminó encantándome. Narrado por una adolescente, la novela cuenta su historia personal y laboral. Su vida en casa, con sus padres, como deja la escuela y empieza a trabajar, su relación con los chicos, el primer amor… Es fantástico, de veras. Muy divertido, la gracia y el desparpajo con el que se narra en primera persona la historia, es maravilloso.

Mis frases:

Si vuelas lo bastante alto, si subes por encima de las nubes, allí siempre es verano.
Encima de las nubes siempre ha hecho sol.

Siempre me había preocupado un poco la posibilidad de no existir, de ser un sueño muy largo que yo misma estaba teniendo.

Lo asombroso del sexo es que tienes una persona entera para ti sola, por primera vez desde que eres un bebé. Alguien que te mira sólo a ti, y que piensa en ti, y que te quiere, y ni siquiera has tenido que hacerte la muerta al pie de la escalera para conseguirlo.

Essentialism. The Disciplined Pursuit of Less de Greg McKeown

Este último libro del que hablo aquí, no es una novela. Es un libro-guía con pautas que orientan y explican un método sistemático para discernir sobre lo que es absolutamente “esencial” eliminando todo aquello que no lo es. No se trata de hacer más en menos tiempo sino hacer únicamente las cosas correctas a hacer. Hacer las cosas que realmente importan aplicando un criterio que permita distinguir que es Esencial, permitiéndote controlar tus propias decisiones y no malgastar el tiempo precioso de cada uno ni la energía y mucho menos dejar que otros decidan por ti. Este todavía no me lo he terminado porque siendo más formato manual, creo que hay que irlo leyendo poquito a poco para irlo asimilando, tomar notas en este mismo, en los márgenes, en tu libreta personal…

Mis frases:

Only once you give yourself permission to stop trying to do it all, to stop saying yes to everyone, can you make your highest contribution  towards the things that really matter
Doing things we detest, buy things we don’t need with money we don’t have to impress people we don’t like

Less but better

Every night when I go to sleep, I die. And the next morning, when I wake up, I am reborn. Gandhi.

Espero que os animéis con alguno de ellos porque realmente merecen la pena. ¿Vosotros que estáis leyendo? ¿Qué nos recomendáis?

Share on Facebook

Quiero para casa…

quiero para casa

Esto no viene muy a cuento pero los deseos, los “quiero quiero quiero”, vienen cuando vienen. Toque cumpleaños, toquen celebraciones, o no toque nada. Así vienen las cosas, como la vida… Y desde hace tiempo que me enamoraron varias cosas y ahora que estoy en proceso de montarme un despacho bonito en casa… Viene muy a cuento. Así que aunque no toque época de regalos (para Navidad queda algo más de un mes, aunque puedo esperar, chicos, si os animáis…), aquí me planto con mi lista de deseos. Con mis “Quiero para casa”.

Un archivador precioso para mi estudio, de venta en Lua Nord, de HAY, ya sabéis lo que me gusta esta firma pero con esta selección, creo que a nadie le quedará ninguna duda…

Unas tijeras para el estudio y unas para la cocina (esta necesidad ha surgido al encontrar las primeras…), ambas de Domesticoshop.

Un portalápices también de HAY, de venta en Domesticoshop. Me encanta todo el set aunque no lo he visto en la web…

La silla “Pera”, de Tiretta Living, desde 2014 que vengo soñando con ella…

Alguna otra lámina… Me encantan las de My Deer Art Shop.

La piña (en blanco) de cerámica de Kenay Home. Desde que abrieron su tienda en la calle Balmes de Barcelona, a pocos pasos de mi centro de yoga, no puedo evitar pasar cada cierto tiempo… Y sí, tienen la piña pequeña en blanco, preciosa. Me quedaría estupenda en las estanterías que debo comprar para el estudio…

quiero para casa

quiero para casa

quiero para casa

1.Láminas de Deer Art Shop   2. Tijeras HAY, de Domesticoshop    3. Silla Tiretta Living    4. Archivadores HAY, de Lua Nord    5. Tijeras HAY, de Domesticoshop    6. Portalápices HAY de Domesticoshop   7. Piña de Kenay Home

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Share on Facebook